Qué se entiende por patriarcado hoy en día

En el sentido literal, significa “el gobierno de los padres”. Se refiere a un sistema histórico, y aún vigente hoy en día, en donde la autoridad la tiene el padre de familia, dueño del patrimonio (mujer, hijos, propiedades, esclavos, dinero en efectivo, etc.). Hay quienes dicen que el patriarcado ya no existe, y luego está la realidad.

Significa “la palabra del hombre es ley, la de la mujer siempre es inferior”

Observa al mundo profesional de cualquier ambiente científico, deportivo, de negocios o legal, por ejemplo. Cuando una mujer profesional habla, usualmente la interrumpen o no le dan tanta importancia a sus palabras, porque “es mujer, así que no sabe tanto de esto”, aunque haya recibido el máximo galardón en el ámbito. Cuando un hombre habla, es raro que lo interrumpan, o que pongan en duda sus conocimientos.

Significa legalizar la dominación masculina

La familia es una versión a escala de la sociedad. Si en las familias el que manda es un hombre, es de esperar que así lo haga también el intendente, el gobernador, el presidente de la nación o de la empresa, del club o de la asociación. Es “normal” que un hombre tenga poder, y es antinatural, desagradable, contra la tradición, blasfemo, que alguien que no sea varón ostente ese poder o autoridad.

Significa encasillar a las mujeres como “auxiliares”

A los hombres sin hijos nunca se les pregunta que por qué no son padres, ni se espera que cuiden de su propia prole, o que hagan su parte de las tareas domésticas. Se espera que una mujer sea su auxiliar en casi todo, sin importar si los dos trabajan de lo mismo. Por lo general, es la mujer la que se encarga de la mayoría de las comidas, de la ropa, de la limpieza… y si el marido lo hace, es como un inmenso favor que merece ser recompensado.

Significa legitimizar la violencia hacia “no-hombres”

No sólo las mujeres sufren del patriarcado, con leyes que limitan sus derechos y las colocan en situaciones de vulnerabilidad, sino toda persona percibida como “no-varón”. Los homosexuales, las personas transexuales y las que no tienen un solo sexo (o que no es ni varón ni mujer) son sólo tres ejemplos. La violencia en todos los sentidos parece ser “menos grave” o “una tontería” si alguno de estos grupos es víctima.

Significa sabotear a mujeres que quieren crecer

Esto lo habrás visto mucho si te mantienes al día con algunas de las parejas de personas famosas, cuando ella empieza a tener más éxito o ganar más dinero que su marido. No es nada raro que entonces él la sabotee, poniéndole trabas a su desarrollo, siéndole infiel, o intentando que elija entre él y su brillante futuro. Si no es la esposa, no es poco común que se una un grupo de hombres para evitar su crecimiento laboral, por ejemplo. El techo no es de cristal, es de plomo.

Significa que el varón tiene muchos derechos y pocas responsabilidades

Hay quienes quieren tener todo el sexo que deseen, pero se ofenden si se mencionan anticonceptivos (y, horror de horrores: masculinos) o responsabilidades por embarazo. Pueden disponer de su dinero y tiempo como deseen, pero que su esposa le diga que debe hacer su parte de las tareas domésticas, o cuidad de los hijos en común, es una molestia o hasta una ofensa.

Significa ignorar la importancia femenina en la historia

La primera programadora fue Ada Lovelace, pero puede que nunca hayas oído hablar de ella cuando te enteraste de la famosa máquina de Charles Babagge. Los aportes femeninos de toda la historia han sido minimizados, invisibilizados, robados, chantajeados o adjudicados a varones, por diversos medios (prohibirles que patentasen inventos, adjudicarle todo al padre o esposo, etc.).

Significa que la mujer es propiedad del varón

Al principio es propiedad del padre, que luego la entregará en matrimonio a otro varón, por lo general por conveniencia. Si bien esta forma de “posesión” no es tan predominante, se hace notar cuando la mujer se divorcia (y empiezan los juicios por la tenencia de los hijos y la manutención) o escapa de un hombre abusivo (“la maté porque era mía”).

Significa minimizar la violencia contra “no-hombres”

Si la violaron, ella se lo buscó. Si resultó ser transexual, es que lo provocó y por eso se justifica que lo haya mutilado. Si mató a sus hijas y luego a su mujer, pues no debería haberlo abandonado, eran sólo unos golpecitos. Todo sería genial, y no habría tanta violencia, si “no-hombres” (mujeres, transexuales, homosexuales, etc.) entendiesen que son objetos al servicio del varón. Un objeto que no hace lo que debe puede romperse, reemplazarse, y no hay por qué hacer alboroto al respecto. Después de todo, el varón siempre es inocente.

Autora del artículo