¿Qué es ser una persona sapiosexual?

La humanidad es un enorme grupo lleno de personas diversas. Ya es sabido que no toda persona es heterosexual, y que hay otras preferencias sexuales además de las dos o tres más conocidas. Dentro de esas, hay otras clasificaciones, donde la sexualidad se hace más específica. Caso de estudio: la sapiosexualidad.

Es sentir atracción por la inteligencia

La atracción de una persona por otra depende de muchos factores, que van desde lo biológico, lo psicológico, lo cultural hasta lo banal, entre otros. Hay a quienes les atraen las personas altas, o de tal o cual color de pelo, piel u ojos, y luego están aquéllas que se sienten atraídas por la inteligencia. Esas son las personas sapiosexuales.

No es una enfermedad, es una preferencia

Puede que alguien piense que la atracción por la inteligencia de una persona sea ridícula, al punto que “tiene que ser una enfermedad, eso no es normal”. No es una enfermedad, ni una patología, es una preferencia que no se conforma con lo primero que encuentra.

Le atrae la inteligencia en varios escenarios

Quizás la persona sapiosexual no sólo disfrute de discutir de temas científicos, sino de ir a visitar una muestra de arte, o participar en una exposición cultural. Puede que le gusten más ciertos temas que otros, siempre de la clase que sólo las personas con cierto nivel intelectual, o de educación, comprenden y disfrutan. No tienen por qué ser universitarios, por ejemplo, pero sí abiertos a nuevas experiencias poco usuales.

Para esta persona, la inteligencia supera la atracción física

Para una persona sapiosexual, el aspecto físico es algo secundario, como un bonito envoltorio en una caja vacía, y prefieren a una persona con un contenido interesante. La belleza se lleva en la piel, dicen.

Hay más mujeres sapiosexuales que hombres

Se ha descubierto que la cantidad de mujeres que buscan a una pareja inteligente supera por mucho a los hombres. Un varón, si bien valora la inteligencia de su pareja, por regla general busca otras cosas antes, como caderas anchas y pechos generosos (si le atraen las mujeres, claro), más que nada por la idea primitiva que eso significa una buena madre para sus genes.

Su concepto de “pareja ideal” no incluye una imagen definida

Si le preguntas a una persona sapiosexual cuál era si idea de pareja ideal de sus primeros años románticos, lo más probable es que te diga una de dos cosas: que buscaba más o menos las mismas cualidades, con un aspecto físico que fue cambiando hasta hacerse secundario, o que nunca pensó en que tendría un físico definido.

La sapiosexualidad se basa en el cerebro

Una pareja de sapiosexuales tiene la inmensa ventaja de sentir atracción por el órgano erógeno más importante de todos: el cerebro. Su vida sexual puede no diferir mucho de otras parejas, pero la química será mucho mayor. Los intereses comunes son una de las bases de una pareja duradera, y los intelectuales duran más que los superficiales, como el aspecto físico.

Una pareja sapiosexual puede entender mejor temas espinosos

Hay algunas cuestiones difíciles de tratar en pareja. Quizás uno de sus miembros, por ejemplo, no desee tener hijos, o no quiera casarse por religión, o no tenga intenciones de seguir una tradición que muchas parejas siguen. Pueden llegar a discutir civilizadamente sobre estas cuestiones y enriquecerse el uno al otro, además de a la pareja en sí.

Sapiosexual no significa homo(o hetero, o bi, o demi, o pan)sexual

Una persona homosexual puede ser sapiosexual, y no habrá ningún conflicto en ello. Simplemente se sentirá atraída hacia una persona del mismo sexo, en base a la inteligencia de dicha persona. Lo mismo le puede suceder a una persona heterosexual, sólo que sentirá atracción por una persona del sexo opuesto. Es una especificación dentro de su orientación.

Es una preferencia que recibió nombre hace poco

Empezó a cobrar fuerza con la llegada de las redes sociales. No encontrarás la palabra en libros viejos, pero quizás sí notes que algunas personas eran sapiosexuales. Ahora, que es más fácil acceder a la información, y a las herramientas para mejorar o adquirir habilidades, las personas sapiosexuales tienen muchas más opciones que antes.

Autora del artículo