Señales para sospechar que tu novia está embarazada

Quizás no te lo quiera decir, por miedo a que la dejes. Quizás no siquiera ella misma lo sepa, o la sospecha ni se le pase por la cabeza. Quizás su ciclo sea irregular, y por eso no le preocupa el que pasen un par de meses sin su período… Pero si quieres saber si tu novia está embarazada, presta atención a lo siguiente.

Sus pechos se hinchan

Esto se debe a que el embarazo está preparando su cuerpo para dar el pecho al futuro bebé. Sus pezones se vuelven muy sensibles. Si bien esto puede suceder durante algunos días del período menstrual, si es algo continuo puede ser un signo de embarazo.

Tiene antojos raros de comida

Peras y sopa, o helado y ramen, o cosas igual de extrañas. No sabe por qué se le antojan, pero se le antojan y quiere comer eso y nada más. Y algunos alimentos o platos ahora le dan asco, sin explicación alguna evidente.

Siempre está fatigada

No es ser perezosa, o no tener ganas de nada, sino el irse a dormir en todo momento que pueda. El bajo nivel de azúcar en la sangre durante el embarazo puede causar esta clase de reacciones en su cuerpo.

Constipación

Uno de los efectos poco bonitos, de los que no se habla tanto porque es desagradable. En el embarazo, debido a los cambios por los que pasa el cuerpo, las hormonas afectarán el sistema digestivo, lo cual puede causar frecuentes constipaciones.

Sus pies y tobillos se hinchan

Alrededor del quinto mes del embarazo, como su cuerpo retiene más agua y produce más fluido sanguíneo, puede que tenga los tobillos y los pies hinchados. Alrededor de esta época es cuando empiezan a utilizar un calzado más cómodo, dejando de lado los tacones por algo con más espacio y que requiera menos trabajo para caminar.

Se siente enferma en las mañanas

Usualmente pasa entre la segunda semana y la octava de embarazo. Los elevados niveles de estrógeno hacen que el estómago se vacía despacio, y que algunos olores le resulten insoportables al punto de vomitar.

Aparece una línea vertical bajo el ombligo

Esta línea parte del ombligo y cruza todo el estómago hasta la pelvis. Recibe el nombre de “linea nigra”, y es causada por las hormonas que acompañan el embarazo. También pueden hacer que tus aureolas cambien de color, o hasta de tamaño.

Siempre tiene hambre

La frase “comer por dos” es verdad cuando se habla de mujeres embarazadas. El estar produciendo un nuevo cuerpo, que se desarrollará durante nueve meses antes de nacer, requiere de muchos nutrientes, lo cual significa que el cuerpo de la madre le ordena comer más.

Su peso no ha cambiado

Pese a todo lo que come, no ha variado su peso, debido a lo explicado arriba. Puede que no sea sólo a que tenga más probabilidades de vomitar (debido a las náuseas), sino porque la comida se está procesando de manera diferente.

Tiene los dolores de la menstruación, sin menstruación

Algunas mujeres sienten estos dolores una sola vez durante el embarazo, mientras que otras los sufren varias veces. Hay quienes los sufren a diario durante todo el embarazo, aunque también pueden ser un signo de un aborto espontáneo si hay sangre.

Tiene dolores de cabeza y espalda

Tanto lo uno como lo otro son frecuentes en las primeras instancias del embarazo, y sólo irán a peor cuando aumente el tamaño de la panza. Lo primero puede ser por deshidratación o hambre, mientras que lo segundo se debe al cuerpo ajustándose a una nueva posición, poniendo más presión en la espalda y la pelvis.

Orina de forma irregular

Todas las mujeres van al baño, porque son personas con sistema digestivo, pese a lo que se diga en internet. Así y todo, si antes iba poco al baño y ahora va cada media hora, puede que se deba a la alteración que su cuerpo está pasando, en caso de embarazo.

Tiene muchos y severos cambios de humor

El síndrome pre menstrual implica tendencia a cambios de humor notorios. Es esperable que suceda al menos uno o dos días al mes, pero si es algo que ya lleva varios días, puede que se deba al desbalance hormonal del embarazo, por algunos de los cambios físicos le afecten de otra manera (le cuesta más moverse, no puede usar ropa que le gusta, los alimentos que adoraba ahora le causan náuseas, etc.).

Autora del artículo