Mi pareja no quiere tener hijos ¿qué hacer?

El encontrar pareja es complicado. La convivencia tampoco es fácil, ya que es en esos momentos donde se ponen en evidencia algunas cosas que no se notaban cuando tenían citas. Aunque, siendo sincera, el no querer tener hijos debería haber salido antes en la conversación, te enteraste ahora que tu pareja no quiere hijos. ¿Qué hacer?

Pegúntale por qué no quiere tenerlos

Hay personas que no desean (o que desean) tener hijos porque no saben de qué se trata realmente. Puede que esa persona seas tú, o que sea tu pareja, y sólo hay una forma de averiguarlo. Siéntense y discutan de forma civilizada por qué desean traer, o no, hijos al mundo. Dile lo que significaría para ti, y pregúntale por qué no desea tenerlos. Escúchense. Busquen información y pregúntenles a parejas que tienen hijos, a parejas que están en la “dulce espera” y a parejas que decidieron no tenerlos.

Pregúntate por qué quieres tenerlos tú

Puede que el problema no sea tanto los hijos, sino los motivos por los cuales tú los quieres. ¿Temes que tu pareja te abandone si no tienen hijos? ¿Crees que es lo único que le dará sentido a tu vida? ¿Tu círculo de amistades se está llenando de madres y padres? ¿Tu familia te dice que “ya es hora”, que si no lo haces se te va el tren? ¿Crees que es lo único que le da sentido a alguien de tu sexo? Estos no son buenos motivos.

Hay muchos motivos válidos para no querer tener hijos…

Puede que tenga otros planes para su futuro, como el viajar, o una vida nómada. Quizás sienta que la situación en la que ambos están está bien, y que no necesitan a otra persona. Hay posibilidades que prefiera priorizar su carrera, o a su pareja. Quizás haya sacado cuentas y notó que no tienen el tiempo, el dinero o los recursos para criar a un ser humano más o menos decente. O, lisa y llanamente, no quiere tenerlos.

y algunos no son negociables

Para algunas mujeres, el quedar embarazadas puede ser un riesgo enorme a su vida, a la del bebé, o a la de ambas. Hay personas con enfermedades genéticas muy desagradables, que ocasionan mucho dolor a quien las sufre, y puede que tu pareja no quiera que su hijo pase por lo que él o ella está pasando ahora. Quizás tuvieron una relación horrenda con sus padres, y no quieren arriesgarse a repetir la historia. Y como estos, hay miles de motivos más.

Pero yo le haré cambiar de opinión, ya verán”

No, por favor, no lo hagas. El cuidar a un bebé es una tarea que requiere de mucho tiempo, dinero y energías. No intentes mostrarle todos los días lo bello que es un bebé, ni amenaces con dejarle si no acepta tenerlo. Los hijos son algo importante, que requiere muchos recursos, y no todas las personas están dispuestas a hacerlo. Además, no olvides que, si tienen un hijo, habrá otra persona en el medio, una que dependerá para todo de ustedes.

Puede ser motivo para romper la relación

Si tú siempre soñaste con un bebé, y tu pareja no, es hora de replantear lo que desean. Hoy en día, tienes todo el derecho del mundo a tener hijos, o a no tenerlos: la ciencia y la salud están de tu lado. Si sientes que tu vida no estaría completa sin ser madre, o padre, mientras que tu pareja no quiere serlo, hablen sobre el tema con honestidad. Si, después de eso, sigues queriendo un hijo, puede que sea buena idea el que busques a una pareja que también lo desee.

Lo que se puede hacer

Pídele un bebé a algún familiar, o a alguien de tu círculo de amistades. Te lo darán con gran alivio, y mil consejos sobre qué hacer. Observen cómo les va con una criatura a su cuidado, y tengan en mente que ser padre, o madre, significa tener a un ser dependiendo de ti para todo durante sus primeros años. Tomen nota de cómo se sintieron, qué hicieron, cómo reaccionaron, y agradézcanle a quien les haya prestado el bebé. Que vuelva tan sano y con vida como se lo dieron, por favor.

Lo que NO se debe hacer

Si eres una chica, no dejes de tomar tus anticonceptivos sin decírselo. Si eres un muchacho, ni se te ocurra el usar un preservativo pinchado “por error”. El forzar la situación sólo traerá problemas, porque él o ella pueden tener sus muy buenos motivos para no querer hijos. Tampoco le pongas en una situación en el que deba decidir entre tener hijos contigo, o romper la pareja, como si fuese una escena de una telenovela. Son pareja, se supone que se comunican para evitar estas situaciones.

Autora del artículo