Diez consejos para olvidar un amor

Bienvenidos, corazones rotos. Tomen una taza de té, café o chocolate, o tequila si prefieren algo más fuerte. Ese amor, de todos modos, no iba a funcionar, si has terminado así. Porque sí, se ha terminado, y aquí te aconsejaremos cómo hacer para olvidarlo.

1. Elimina toda forma de comunicación

Dolerá como cuando arrancas una tirita, pero a la corta y a la larga será mejor. Elimínale de tus redes sociales, borra sus números de teléfono, deja de ir a los sitios donde sabes que estará, y mantente fuerte. Si quieres ir un paso más allá, no elimines, bloquea. De esta manera, no podrá intentar comunicarse contigo por sorpresa.

2. Deshazte de todos los recuerdos físicos

Toma todo los regalos que te dio, todos los objetos que te recuerden a esa persona, y deshazte de todo. Elije tú la forma: envíalos a alguien que los necesite en una localidad lejana, véndelos o has una pira en tu chimenea y quémalo. El tirar todo a la basura también es una posibilidad, pero si quieres usar algo más de creatividad, puedes hacer lo que hizo Kevin Cotter, por ejemplo, con sus “101 usos del vestido de novia de mi ex esposa”.

3. Viaja

Si te es posible, tómate unas vacaciones, aunque sea de un par de días, en un sitio distinto. El cambiar de aires, de escenario y de entorno puede que te haga ver todo con algo más de perspectiva. Además, el descubrir lugares nuevos puede llevar a experiencias memorables.

4. Date algún gusto

Si no puedes, o no quieres, viajar, siempre puedes ir a darte alguna satisfacción, aunque sea pequeña. Ve a algún sitio de la ciudad que te agrade y disfruta del paisaje, junto con algún alimento que te guste. Sal a bailar, a ver una película, o quédate en casa y hazte la maratón de esa serie que querías ver desde hace meses. Lo importante es darte algún gusto para recordarte que la vida no siempre es tan horrible.

5. Haz planes para tus días especiales

Retoma el contacto con tus amistades, si es que las dejaste algo abandonadas, y planea algo interesante para los días peligrosos. Puede ser su aniversario, el cumpleaños de esa persona, o un día en de especial significado para ti y ese amor, distráete tanto como te sea posible.

6. No te fuerces a odiarle

Cuando una relación se rompe, lo que más duele es el propio ego. Has invertido mucho en esa relación y así ha terminado: ese desprecio por todo tu esfuerzo, por lo que deseaste que sucediese y nuca sucedió, puede llevar a que quieras odiar a tu ahora ex. Lo detestarás por un tiempo, sí, pero no te fuerces a ello. Cuando pase la etapa de la furia, podrás pensar con algo más de claridad.

7. Concéntrate en ti

Bien, esa relación se terminó. Veamos cómo estás tú, qué te gusta de tu estado actual y qué te desagrada. Ahora que no estás más en esa relación, puedes empezar a dedicarte más tiempo a ti misma, y a hacer todo eso que querías hacer pero que no hacías porque estabas en esa relación.

8. Date tiempo

Cada persona tiene un proceso de sanación distinto. Puede que pienses en alguien que a los dos días volvió a su vida como si nada, pero tú eres una persona distinta, con circunstancias diferentes. Puede que tardes una semana, un mes o varios años en dejar todo atrás, pero tarde o temprano lo harás, aunque parezca imposible

9. Agradece a tus amistades por su paciencia y comprensión

No, no, y repito, no digas algo como “lo siento por cargarte con todo esto”, cuando estés hablando con alguna de tus amistades. Dile, en cambio “muchas gracias por estar en estos momentos malos”. Cuando tengas una oportunidad de demostrarles lo mucho que las aprecias, díselo: puede que sean modestas, pero apreciarán que te acuerdes de ellas en tus momentos buenos.

10. Sí, esto pasará

Hoy más que nunca, la cultura imperante nos lleva a no aferrarnos demasiado a las relaciones fuera de la familia. Será mucho más sencillo dejar todo esto atrás de lo que piensas. Puede que sientas que no eres una persona completa, pero lo eres: te dolerá al principio, pero poco a poco lo irás superando, aunque sea medio pasito de bebé a la vez.

Autora del artículo