“Nadie me entiende” - estrategias para eliminar este pensamiento

Este pensamiento, muy común en la adolescencia, puede hacerse presente en personas de todas las edades. El sentir que nadie a tu alrededor comprende lo que sientes, por lo que estás pasando, lo que estás por enfrentar, etc., no es agradable para nadie. Por eso, si tienes en la cabeza que nadie te entiende, intenta esto.

Exprésate

Antes que nada, la mayoría de las personas recibirá las señales no verbales que le envías, pero no comprenderán por qué envías ese mensaje. Si no quieres ir a tal lugar, puede que crean que te desagrada el sitio, o ir con ellas, o no quieres ir porque va X persona, o porque habrá Y evento en el mencionado lugar, cuando la verdad es que no va porque sufres de vértigo, por ejemplo.

Busca gente parecida a ti

Si en tu entorno no encuentras personas que, así y todo, te entiendan, es hora de buscar gente parecida, o que pase por cosas similares. Hay muchos grupos de ayuda, o de personas con intereses similares. Comienza con buscar en tu localidad, luego en alguna vecina, y en internet. Puede que demore un poco, y que cueste, pero siempre encontrarás a alguien que pase por lo que tú, o que ya lo haya pasado, y te pueda ayudar a superarlo.

Exprésate de forma entendible

Imagina un turista norteamericano, intentando hacerse entender, en inglés, en un país en donde no se habla inglés. Habla con voz más elevada, y las palabras más espaciadas, pero igual no le entienden. Quizás para ti sea fácil expresarte de X forma, pero si quieres que te entiendan, exprésate en el lenguaje de tu interlocutor. O, al menos, en un lenguaje que comprenda.

Observa si eres co-dependiente

Hay personas que son demasiado “pegote”, y que terminan hartando a la gente con su incesante dependencia. No se debe a que particularmente detesten a esta persona, sino que tienen sus vidas, y el tiempo y energía que pueden brindar a otros es limitado. Esta persona “pegote” intenta acaparar, consciente o inconscientemente, todo el tiempo y energía de otras personas, y estas, tarde o temprano, huyen. Y así comienza el círculo vicioso.

Exprésate en el momento adecuado

Un novio le ofrece casamiento a la novia quien, emocionada, acepta. Ahora, imagínate que eso sucede en la boda, en curso, de otra pareja. La palabra aquí es “desubicado”, o no saber elegir el momento. Y esto se aprende metiendo la pata, aprendiendo de esas meteduras de pata, y no volviendo a cometer esos errores. También puedes observar otras situaciones desde lejos, y aprender de los errores de los demás.

Busca ayuda profesional

La psicología ha recorrido un largo camino, y hoy en día sirve mucho para ayudar a la gente que siente que nadie la entiende. Esto no significa que tengas locura, sino que prefieres prevenir a curar. Los mismos motivos por los que las personas más o menos sensatas se hacen un chequeo médico cada tanto, para evitar una desagradable sorpresa que no fue detectada a tiempo.

Utiliza el lenguaje corporal adecuado

La gran mayoría de los mensajes que se envían en una conversación son no verbales. El tono, la posición del cuerpo, el tiempo en que se tarda en responder o reaccionar, envían mensajes. Quizás digas las palabras adecuadas en el momento indicado, pero tu lenguaje corporal te traiciona. Observa a las personas a las que todo el mundo escucha, y mira cómo se mueven al hablar. ¿Notas algunas diferencias?

Cambia de perspectiva, y hazlo con calma

Cuando sientas que nadie te entiende, tómate dos minutos para respirar y calmarte. El tener la cabeza más despejada te permitirá observar la situación desde otro ángulo. ¿Has tenido un mal día? ¿Alguien que detestas dijo o hizo algo genial y todos le reconocieron el mérito? ¿Las cosas no salen como las habías planeado?

Trabaja en tu autoestima

Este pensamiento es uno que puede aparecer en las mentes de todas las personas, al menos una vez en la vida. Analiza en qué momento empezó a predominar en tu cabeza. Luego, pregúntate cómo estás de autoestima. Puede que allí esté la clave. ¿Haces lo que te gusta, o algo parecido que esté a tu alcance? ¿Tienes a gente positiva a tu alrededor?

En casos graves, no te calles, nunca

Puede que por lo que estés pasando sea algo grave, realmente grave, y la gente a tu alrededor no te entiende, o prefiere no entender. En estos casos, puede que lo que te pasó, o te hicieron, a ti, esté por pasarle, o se lo vayan a hacer, a otras personas. El silencio de las víctimas es uno de los factores que permiten a esos monstruos seguir con sus abominables acciones. El hablar de ello, y hacerlo al mundo, será de todo menos fácil, pero puede que le salve la vida a otras personas.

Autora del artículo