¿Que significa un “crush” en el amor?

Hay palabras intraducibles. Son ésas que expresan algo en una cultura, pero a la que no se le ha dado nombre en otras. Si bien algunas se han adaptado a otros lenguajes, nunca son traducciones exactas (eso de “traductor, traidor” tiene su base). Sumado a que el amor es un tema muy complejo y difícil de explicar, algo como un “crush” puede ser complicado de definir

Significa que es temporal

Una de las más grandes diferencias entre un “crush” y el amor, es que el amor puede durar toda la vida (sí, es rarísimo pero puede suceder), mientras que un “crush” dura hasta los cuatro meses. Si dura más, o es amor o es alguna clase de obsesión.

Puede significar atracción estética

El “crush” puede tener varios orígenes. Quizás te atrae la estética de esa persona, cómo usa diversos elementos para expresarse con la ropa, calzado, accesorios, maquillaje… o cómo expone una idea cuando hace alguna clase de arte, comestible o no. La forma en que toma fotografías, las cosas que teje o cose, el ángulo en el que decide aproximarse a algo…

Significa que ves a tu objeto de deseo como perfecto

Parte del amor es reconocer que la persona en cuestión no es perfecta, que tiene defectos y virtudes, y que aún así le amas. El objeto de un “crush” no tendrá ni defectos ni nada que deba mejorar, sin importar lo que digan o hagan. No hay otra medida que no sea la perfección absoluta para un “crush”.

Puede significar atracción física (no sexual)

Hay “crushes” que no tienen nada que ver con cómo es la personalidad de alguien, sino su aspecto físico. Te atrae la anatomía de una persona, de una forma que puede o no ser sexual. Es la norma de gran parte de la publicidad: “compra esto, y podrás ser como esta persona de la foto”. Quieres tener el cuerpo (o partes del mismo) de esa persona, o algunas de sus características físicas, sea o no del sexo que te atraiga.

Significa que es inmediato y explosivo

Quizás hayas escuchado la expresión “fogata de paja” de boca de tu abuela. Se refiere a cosas que arden pronto y con grandes llamas, pero que se apagan enseguida. Es algo parecido al “crush”: le es y piensas que es amor a primera vista, pero pasa un tiempo y ya ni te acuerdas por qué te atraía tanto, o lo que te gusta cambió y ya no te interesa. El “romance” de Romeo y Julieta duró tres días y terminó con seis personas muertas, ellos dos incluidos.

Puede significar atracción física (sexual)

A veces, el “crush” es pura lujuria. Oh, qué horrible eres por tener características humanas, tú, espantosa persona. Mirar es humano, y desear y fantasear también. Para qué negarlo, esa persona te sube la libido como ninguna, incluyendo finales felices de sueños cuando no estás durmiendo. Es normal, y nada de lo que avergonzarse.

Significa que puede ser obsesión

Allá lejos y hace tiempo, en esos años entre la niñez y la adolescencia propiamente dicha, puede que hayas tenido un altar con alguien que te llamaba la atención. Tenías velas, fotos, objetos relacionados con esa persona, y hasta te imaginabas cómo sería la vida si se diese cuenta de lo mucho que le apreciabas. Nadie se salva de esto, en especial en esos años.

Significa que ves lo que te gusta en tu “crush”

Se tiende a decir que los cuentos de hadas están llenos de rosa, algodones y felicidad… hasta que lees los verdaderos cuentos de hadas. Si tu objeto de deseo no hace X cosa, que a ti te encanta, pues se vería genial, o sería muy bueno si hiciera X. Es como la materialización de una fantasía y, como las fantasías, es frágil. En el amor, en cambio, te gusta lo que ves.

También se le conoce (equivocadamente) como “amor a primera vista”

El amor a primera vista no existe, es un “crush”. El amor de verdad requiere conocer a la persona por un tiempo, necesita esfuerzo de ambas partes, y reconocer que no es una persona perfecta. Además, puede que sientas un “crush” quien no sea del sexo que te atrae, o que no exista (porque ha muerto, ha cambiado o es de una obra de ficción).

Autora del artículo