Tips imprescindibles para besar bien

La forma de besar es como la personalidad: cada persona lo hace diferente. Es una de las formas de comunicación no verbales que comparten dos personas que se aprecian, dependiendo de cada cultura, como familia, como pareja, como colegas, etc. Si bien se supone que es algo que aprendes antes de entrar a la universidad, algunos consejos no estarán de más.

Antes del beso

  • Humedece tus labios: no es agradable besar un par de labios resecos, para ninguno de los involucrados. No sólo se siente desagradable al tacto, sino que no se deslizarán tan bien como los saludables y húmedos. Lleva un lápiz labial de manteca de cacao o similares o, si no lo tienes a mano, lame tus labios.

  • Siempre lleva mentitas: vale también chicle o lo que prefieras para tener el aliento fresco. El mal aliento puede echar para atrás a cualquier persona con una nariz funcional, en especial si uno de los dos fuma. Si ambos lo hacen, eso es otra historia.

  • Olvida las películas: en ellas, se muestran historias simplificadas, donde la realidad es adornada y editada. No esperes que tu beso sea como ese de tu película favorita, porque no lo será. Incluso si la otra persona es muy romántica, esa clase de magia no se encuentra en la realidad.

  • Practica: si no te han dado un beso francés, es que no has experimentado mucho, o poco, si a eso vamos. Es algo complicado el pedirle a una de tus amistades ayuda en el tema así que practica con otros métodos, como el de la naranja.

 

Durante el beso

  • Acércate despacio: no apures el momento, y hazle saber a la persona con la que estás, qué es lo que planeas. Que la anticipación hable por sí misma.

  • Inclina tu cabeza: de esta forma, no chocarán narices, anteojos o similares al reducir el espacio entre ambos. Siempre y cuando los dos inclinen la cabeza en lados opuestos, claro está, permitirá profundizar más el beso.

  • Respira: alterna nariz y boca, de forma tal que no te quedes sin aliento durante el beso, a menos que sea de la forma que desearías perderlo.

  • Empieza lentamente: un error de principiante es ir directamente a por la lengua. Besa sus labios despacio, como pidiendo permiso para entrar, antes de intentar ir a por más.

  • Analiza sus reacciones: Si intenta apartarse, detente de inmediato. El seguir en una situación como esa puede ser algo violento. Si, en cambio, se mueve hacia ti, continúa: vas por buen camino.

  • Imita su lenguaje corporal: esto indica afinidad en niveles no verbales, lo cual es algo que a las mujeres nos atrae sobremanera. La sincronización con la pareja es un signo muy positivo.

  • Pide permiso: si besas a una chica y tú eres varón, debes saber que el tamaño de la boca y de la lengua es distinta en cada uno. Puedes lamer despacio sus labios, y sólo si ella abre su boca, puedes comenzar con un beso francés.

  • Usa tu lengua: un buen beso francés no involucra tanto uso de la lengua como se cree. Es preferible dejarle deseando más, en vez que se retire porque has seguido demasiado tiempo.

  • Besa más que sus labios: si ella no muestra señales de incomodidad, puedes intentar besar otras partes de su cuerpo, como el lóbulo de la oreja, el cuello o la mandíbula. Hazlo de forma lenta, prestando atención a cómo reacciona.

 

Después del beso

  • Aléjate despacio: y nunca a una distancia mayor que la de tus brazos extendidos. Apoya tus manos en sus hombros o en alguna otra parte de su cuerpo, como sus brazos, espalda o cintura, para decirle, sin palabras, que estás allí, y que si ella desea irse, no la retendrás.

  • Aprende lo que te gusta (y lo que le gusta): puedes intentar besarle de distintas maneras, hasta que encuentren lo que le agrada a cada uno.

  • Hablen de ello: el “simplemente saber lo que le agrada” no es factible, a menos que se esté en una novela rosa. Hablen de la experiencia, pregúntense cosas, encuentren sus propias respuestas. Y no usen preguntas genéricas del tipo “¿qué te gusta?” sino algo similar a “¿te gusta cuando hago (tal cosa)?”.

Autora del artículo