Señales para darse cuenta de que un amor es imposible

Esa persona ya está con alguien, o puede que haya una gran diferencia de edad (y le importa esa diferencia), o están en circunstancias muy distintas… Y a ti no te importa. El enamorarse de alguien que no puede ser es muy atrayente: lo inalcanzable siempre atrae. ¿Cómo sabes si ese amor es imposible? Bueno…

Esa persona no vive en tu misma época (o mundo)

Algunas personas parecen querer asegurarse que su amor es imposible. Se ha usado este recurso con frecuencia en el cine, las novelas y otras artes, por ejemplo. Hay personas que sólo encuentran atractivas a quienes han muerto hace mucho tiempo, o que no son reales sino parte de una ficción. Una relación así es imposible en el mundo actual.

El sentimiento es de un solo lado

Un amor platónico se diferencia de un amor imposible en que el primero te ayuda a ser mejor, mientras que el segundo te da motivos de tristeza y te hace daño. En vez del “si hago mejor esto, estaré más cerca de esa persona” es el “nunca seré digna de esa persona, porque no puedo hacer esto”. Además, esa persona puede ni siquiera saber que existes, pero tú sí sabes de él o ella.

No le gustan las personas de tu sexo

Supongamos que eres mujer, y él es hombre. Sabes que es homosexual, y que está, o estuvo, en pareja. Crees que el poder de tu amor le hará que le gusten las mujeres; ya sea que descubra que es bisexual, o que lo “cures” de la homosexualidad (pista: no se cura, no es enfermedad), puede que pase, te dices. Lo triste es que eso nunca va a pasar, no le gusta tu sexo y punto.

Ya está comprometida con alguien

Ya sea en una unión formal, como el matrimonio, o en una de índole que le impide estar contigo como tú quisieras (como ser parte de una orden religiosa), esta persona no está disponible. Sin importar cuánto interese o sea deseada, no está en posición para ser pareja de alguien (más).

Es parte de la familia

En la cultura occidental, la relación de dos personas de la misma familia es algo que se ve con malos ojos, incluso es ilegal en algunos sitios. En especial si son familiares cercanos (hermanos, primos, tíos, etc.), no hará que la relación empiece con buen pie. Además, si se desea tener prole, podría llevar a un aumento del riesgo de enfermedades hereditarias.

Esa persona tiene todo lo que deseas, y ningún defecto

La idealización es frecuente en las fases de enamoramiento. Sólo ves sus puntos positivos, y nada negativo, o consideras que son pequeños detalles sin importancia. En última instancia, sabes que tú podría ayudarle a superar esas nimiedades, y que entonces ustedes tendrán una historia de amor perfecta.

Te ha dejado en claro que no quiere estar contigo

Hay quienes se pasan la vida suspirando por alguien, sabiendo que nunca podrá ser, mientras que otras personas desean que sea posible y hablan con la persona en cuestión (si existe en tu misma realidad y no es, por ejemplo, un personaje de ficción). Si él o ella han dicho que no quieren una relación contigo, que ya tiene una o que no desean estar con nadie por una serie de motivos, hay amplias probabilidades que no desee tener una relación (contigo).

La fantasía te hace feliz

Como ese amor es imposible, el fantasear con cómo sería si fuese posible son fuente de alegría. Quizás se deba a que has tenido malas experiencias en el pasado y te has hartado, o que nunca hayas tenido una, o que la que tienes en la actualidad no es lo que en verdad deseas, el pensar en estar con esa persona pone una sonrisa en tu rostro.

La fantasía no te hace feliz

Algunas personas encuentran atractiva la idea de tener un amor imposible. Puede que sean masoquistas, o que la idea les parezca romántica y encantadora, o quizás les presenten motivos para explicar por qué aún no están en pareja, entre muchos otros. El sufrir por amor puede ser una idea fascinante, una forma de ser protagonista de una de esas historias que tanto se ven en televisión y en las novelas de tapas rosa.

Autora del artículo